Últimas Noticias
  • No items

La Banda se desangra

El Superclásico: Parte II

Boca una vez más se rió de River dentro y fuera de la cancha. El conjunto de Falcioni se llevó otro Superclásico por 1 a 0 con un gol de cabeza de Mouche a los 29’ de la etapa inicial. En el complemento el ganador dejó de atacar y ahí el equipo de Almeyda contó con chances para igualarlo pero demostró porque está en la B Nacional.

MENDOZA – River llegaba a la ciudad del vino con la gran ilusión de vengar la derrota sufrida el último miércoles en Chaco. Cavenaghi lo había dicho tras la derrota: “todos queremos revancha”, y por eso Matías Almeyda apostó por colocar a todos los titulares buscando esa ansiada y famosa revancha que el pueblo Millonario le exigía. Los de Falcioni con la tranquilidad de ya haberse asegurado uno de los dos derbys salió con una mixtura entre titulares y juveniles y no fallaron. En las tribunas la gente de Boca se hizo sentir con polémicos trapos y objetos que simulaban un velorio por el momento deportivo de la Banda Sangre.

Sí bien es cierto y sería honesto decir que River dominó gran parte del partido teniendo a Sánchez como eje de cada ataque de los de Núñez y definiendo cada jugada Cavenaghi quien no estuvo en su noche fallando varios mano a mano y la más clara a cuatro minutos del final. Boca optó por salir de contra sabiendo que la necesidad de mejorar la imagen era de River y dejó que los de Almeyda arriesgaran y por esto es que a los 29’ de la etapa inicial Ledesma (que se la había robado a Ponzio) jugó con Chávez que habilitó al ex Catania y este centró a Mouche que definió a lo Palermo y colocó el resultado final 1 a 0. El equipo de Millonario buscó por todos lados y más en el complemento donde era el único dominador pero escaseó de ideas, definición y precisión para batir a Sosa.

Con el triunfo Boca se adjudico la Copa Luis Nofal de Mendoza y así se llevó los dos Superclásico del verano logro que no conseguía desde el 2009. Al team de Falcioni le sobró paciencia para saber el momento exacto para atacar, tranquilidad para las situaciones en que se viera superado por el manejo de la pelota, precisión a la hora de jugar y definición y efectividad a la hora de jugar en el área contraria puntos clave que a los Millonarios les faltó en ambos match. La mala para Falcioni fue el golpe recibido por Rolando Schiavi quien no salió a jugar el segundo tiempo debido a choque que sufrió con Gabriel Funes Mori. El cuerpo médico por precaución decidió dejarlo en el banco. Una vez más Boca sonríe con River quien no le encontró la llave al cerrojo Xeneize y seguirán soportando las burlas y cargados de todo el pueblo bostero.

Twitter: @juarezriquelme

Dejá tu comentario

About The Author

Related posts