Últimas Noticias
  • No items

La falta de gol, un problema sin resolver

En más de un partido Carlos Bianchi contabilizó las situaciones de gol generadas y se terminó quejando por la falta de contundencia de los delanteros. La sequía en el arco rival ha sido la explicación constante del “Virrey” al momento de justificar una irregular campaña del conjunto xeneize.

Recalando en la estadística, la falta de gol es alarmante. En este semestre, Boca tiene apenas 12 goles en 14 partidos disputados. Y el dato es aún peor cuando se constata que en 6 encuentros se terminó sin poder marcarle al rival.
En lo individual, la situación tampoco ofrece garantías. A excepción de Emmanuel Gigliotti -que suma 5 goles en el semestre-, el resto de los delanteros de Boca aún no convirtieron en este 2014.

Pero no es la única explicación valedera. Además de la ineficacia de los atacantes, a Boca le cuesta una enormidad generar juego y poner a sus delanteros frente al arquero rival. En muchos partidos dependió exclusivamente de la creatividad de Juan Román Riquelme y, aún con sus toques de magia, no llega a disimularse la falta de idea grupal en ofensiva.
De algún modo, esta carencia en la generación de juego se evidencia en el desglose de los goles cosechados. Sólo el 50% llegaron de jugadas elaboradas, el resto fueron de penal (3), de tiro libre (1) y de cabeza (2).

Del otro lado, aún con desaciertos, la solvencia defensiva. En este Torneo Final, el xeneize sostuvo su arco sin goles en 7 oportunidades: 6 veces con Agustín Orion y 1 de de Emanuel Tripodi ante Olimpo.
En la goleada ante Godoy Cruz, Bianchi llegó a equiparar la satisfacción de convertir tres goles con la de no recibir ningún tanto en el arco propio. Pero, sin goles a favor, la firmeza en el fondo no ofrece victorias: Boca solo ganó 3 de esos 7 partidos con la valla invicta.

Dejá tu comentario

About The Author

Related posts